Foto: Roberto Marín

Presentada la nueva cruz del Santísimo Cristo de la Misericordia

En la tarde de hoy, con motivo del XX aniversario de la hechura de la talla y cuando se cumplían 60 años de la elevación del templo al rango de concatedral, ha sido presentada en San Julián la nueva cruz de nuestro titular el Santísimo Cristo de la Misericordia.

El acto, presentado por el cofrade don Guillermo Busto, contó con la intervención de Juan Martín, mayordomo de la imagen, y de Francisco Balseiro, presidente de la Hermandad.

La bendición de la obra corrió a cargo de don Luis Ángel de las Heras Berzal, obispo de Mondoñedo-Ferrol.

En cuanto a la descripción de la pieza, donada y sufragada íntegramente por los cofrades de las secciones de fila y portadores del Cristo y mediante aportaciones anónimas de devotos, se trata de una cruz que sigue el tradicional dibujo en forma de cruz latina pero que pasa a ser arbórea y de sección circular, insinuando las formas de un tronco de árbol.

Detalle del ‘titulus crucis’

Otro cambio significativo se halla en el titulus crucis, tradicionalmente denominado como ‘INRI’, que ahora pasa a reflejar con un estilo nuevo, más realista y en las tres lenguas tradicionales (latín, hebreo y griego) el motivo de la condena de nuestro Señor durante su crucifixión en el monte Calvario: ‘Jesús Nazareno Rey de los Judíos’.

Destacar que se ha procurado no variar con respecto a la anterior cruz la longitud tanto del palo vertical de la misma o stipes como la del travesaño o patibulum pero no tanto así el grosor, que pasa a ser de 12’5 cm de diámetro en toda su longitud. De este modo, se ha buscado realzar la efigie de nuestro titular sin restarle protagonismo al mismo.

Detalle de las cantoneras

En las puntas o extremos el diámetro se reduce hasta los 12 cm con el fin de adaptar la cruz a otro elemento o cambio visual y de nueva incorporación como son los casquillos de orfebrería o cantoneras, hechas de nueva factura a mano y diseñadas ex profeso por el artista orfebre de Sevilla don Antonio José Medina Vallecillo. La base o cajillo, con sección rectangular de 12’7 x 12’7 cm, está enfundada en metal con el fin de dar rigidez y consistencia a la cruz en su cogida al trono procesional.

La construcción de la cruz, en madera de cedro, correspondió al artista don Enrique Gonzálvez González, carpintero de reconocido prestigio a nivel nacional con innumerables trabajos de importante labor realizados por todo el territorio nacional dentro del ámbito del arte sacro en general.

La talla de la misma así como la hechura del titulus crucis ha sido labor artesanal del escultor imaginero don Fernando Murciano Abad, autor de las tallas de Jesús Cautivo y Virgen de la Amargura de nuestra Hermandad, entre otras.

En cuanto a la cromática de la obra, se ha buscado que el tono final destacase el tallado de la propia cruz, guardando una bella estética y una gran armonía con la efigie del Señor. De este modo, se culmina el proyecto iniciado con la adquisición de la imagen en el año 1999.

Sobre Cofradía de Dolores